Si Macron ganara podría representar un golpe a los partidarios del Brexit

Una victoria del centrista Emmanuel Macron, eurófilo y favorito en los sondeos, en la segunda vuelta de las presidenciales francesas sería mal acogida por los partidarios de la Brexit, que ven en la ultraderechista Marine Le Pen la candidata que mejor se ajusta a sus intereses.

Los medios de comunicación británicos, tanto los eurófobos como los eurófilos, llegaron a la misma conclusión al día siguiente de la primera vuelta, el pasado domingo: si Emmanuel Macron resulta elegido el 7 de mayo, no le facilitará la tarea a la primera ministra británica, Theresa May, en las arduas negociaciones para la salida de la Unión Europea (UE), informó AFP.

“Emmanuel Macron sería malo para la Brexit y Theresa May”, aseguraba el diario conservador eurófobo Daily Telegraph. “Macron podría llevar a cabo un duro regateo en las negociaciones del Brexit”, recogía el rotativo The Guardian, eurófilo y de izquierda.

Tras el referendo del 23 de junio de 2016 en el que ganó la opción de la Brexit, May activó el proceso de divorcio con la Unión Europea el 23 de marzo, anunciando que quería salir del mercado único para recuperar el control sobre la inmigración, negociando una nueva relación comercial con el bloque de los 27 lo más favorable posible para su país.

Sin embargo, está lejos de partir de una posición de fuerza en este ejercicio, que debe durar dos años como máximo, frente a dirigentes europeos deseosos de impedir la salida de cualquier otro país.

El diario económico Financial Times también dio cuenta de “toda una serie de razones” por las que la elección de Emmanuel Macron “podría complicar considerablemente la situación para los británicos”. Entre éstas, que es “un europeo convencido” poco dispuesto a hacer concesiones a quien se vaya, sin contar que, como exbanquero en Rothschild, ve en esto una oportunidad de maximizar la posición financiera de París en detrimento de la ‘City’ londinense, según algunos analistas.

EL ENEMIGO ES MACRON

En su programa electoral, el líder de ¡En Marcha! incluye todo un capítulo sobre Europa y sus ventajas en el que no da cabida a una excepción con los británicos. “En la discusión de la Brexit, defenderemos la integridad del mercado único europeo. Todas las empresas que accedan a él deben someterse a la misma disciplina”, escribe.

Recibido en Londres a finales de febrero por Theresa May, aseguró que quería “una puesta en marcha de la Brexit justa que proteja los intereses franceses y europeos”. “El mejor acuerdo comercial para el Reino Unido (…) es la pertenencia a la UE”, lanzó durante una reunión electoral en el Palacio de Westminster.

“A primera vista, esto pinta mal porque Macron defiende una línea dura sobre la cuestión del Brexit, diciendo que la UE debe permanecer firme con el Reino Unido para dar ejemplo ante otros países que podrían estar tentados de tomar el mismo camino, mientras que Marine Le Pen expresó que entendía la posición británica”, declaró Simon Tilford, director adjunto del Center for European Reform.

Pero, “una línea dura no es necesariamente mala para el Reino Unido si esto lo fuerza a tomar compromisos y a ser más honesto sobre las contrapartidas a las que hace frente”, considera el experto.

“¡El enemigo es Macron!”, clamó en la radio LBC Nigel Farage exdirigente del partido eurófobo UKIP y gran paladín del Brexit, que espera una victoria de Le Pen. “Quiere reforzar Bruselas y eso no sirve a nuestros intereses, mientras que Juncker y los otros se ponen de acuerdo para castigarnos”, dijo, refiriéndose al presidente de la Comisión Europea.

Para Tilford, sin embargo, “el Reino Unido no tiene ningún interés en la inestabilidad política, o incluso el caos, que podría resultar de la elección de Marine Le Pen”.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.