Reino Unido molesto con EE.UU por difundir la investigación del atentado

La ministra británica del Interior, Amber Rudd, dijo este miércoles que se ha quejado ante el Gobierno estadounidense por haber difundido información sobre el atentado de Manchester antes de que lo hicieran las autoridades del Reino Unido.

En unas declaraciones a Radio 4 de la BBC, Rudd afirmó que ese comportamiento de la Administración del presidente Donald Trump, que filtró detalles clave de la investigación, entre ellos la identidad del terrorista, fue “muy molesto”, y aseguró que así se lo ha expresado a Washington, indicó Efe.

“He sido muy, muy clara con nuestros amigos de que eso no debe repetirse”, aseveró la ministra conservadora.

Preguntada sobre si la filtración de datos por parte de EEUU pudo socavar la estrategia de la Policía británica, contestó:

“Francamente, sí. La Policía británica ha sido clara en que quiere tener el control sobre el flujo de información para proteger la integridad operativa -el elemento sorpresa-, por lo que es muy molesto que la información surja por otras fuentes”, afirmó.

Rudd negó sin embargo que las filtraciones hubieran puesto en peligro la investigación en el Reino Unido.

“No iría tan lejos, pero puedo decir que la situación les ha quedado perfectamente clara y que no debe repetirse”, dijo.

Fuentes de la Administración estadounidense se adelantaron a las autoridades británicas al revelar a los medios de comunicación que el ataque del lunes en la ciudad inglesa de Manchester era un atentado terrorista y posteriormente el nombre del autor, el británico de origen libio Salman Abedi.

SILENCIO DE LAS AUTORIDADES

El silencio de las autoridades británicas se mantiene en torno a la figura del joven de origen libio Salman Abedi, identificado como el suicida del atentado de Manchester.

“Parece probable” que Salman Abedi no actuase solo y que era conocido “hasta cierto punto” por los servicios secretos británicos, dijo hoy la ministra británica de Interior, Amber Rudd, aunque no quiso aportar demasiados detalles al respecto, indicó Efe.

Rudd dijo hoy que se ha quejado ante el Gobierno estadounidense por haber difundido información sobre el atentado antes de que lo hicieran las autoridades del Reino Unido.

En unas declaraciones a Radio 4 de la BBC, Rudd afirmó que ese comportamiento de la Administración del presidente Donald Trump, que filtró detalles clave de la investigación, entre ellos la identidad del terrorista, fue “muy molesto”, y aseguró que así se lo ha expresado a Washington.

Ante la posibilidad de que el joven, de 22 años, formase parte de una célula terrorista, el Gobierno británico decidió anoche elevar al más alto el nivel de amenaza terrorista en el Reino Unido.

Esto supone que otro ataque puede ser inminente, después de que Abedi se inmolara este lunes con un artefacto de fabricación casera en el exterior del estadio Manchester Arena, al término de un concierto de la estadounidense Ariana Grande, concurrido sobre todo por niños y adolescentes, causando 22 muertos y 59 heridos.

El ministro francés del Interior, Gerard Collomb, reveló hoy que Abedi pasó por Siria, feudo del grupo yihadista Estado Islámico, antes de cometer la masacre.

El terrorista era “de nacionalidad británica y origen libio, pero había crecido en Reino Unido, y, de golpe, tras un viaje a Libia y después sin duda a Siria, se radicaliza y decide cometer el atentado”, explicó Collomb a la televisión “BFMTV”.

Los medios británicos revelan el perfil familiar de este joven que fue estudiante de empresariales en la Universidad de Salford, en el norte de Inglaterra, aunque el pasado septiembre decidió abandonar los estudios.

Según algunos de sus vecinos, Abedi procedía de una familia libia muy religiosa, cuyos padres habían huido del régimen de Muamar Al Gadafi (1969-2011) para refugiarse primero en Londres y después en Manchester.

Salman Ramadan Abedi nació en Manchester en enero de 1995 y estuvo domiciliado esa ciudad con su hermano Ismail y su madre Samia en una casa de Elsmore Road, en el barrio de Fallowfield, conocido por albergar a universitarios.

De acuerdo con relatos de los vecinos, la familia seguía una forma muy conservadora del islam y Abedi era el segundo de cuatro hermanos nacidos en el Reino Unido.

Al parecer, casi toda la familia había regresado ya a Libia pero quedaron en el Reino Unido Abedi y su hermano Ismail.

La vivienda de Elsmore Road fue registrada ayer por la Policía, que hizo una explosión controlada en el lugar, aunque las fuerzas del orden no han querido decir si encontraron artefactos explosivos en la propiedad o algún material relevante para la investigación.

Los medios señalan también que su hermano Ismail, de 23 años, trabajó hasta el pasado enero en una panadería conocida como Park Cake Bakery en Oldham, cerca de Manchester.

Al parecer, Ismail Abedi trabajó como técnico informático en la mezquita Manchester Islamic, también conocida como mezquita de Disbury, donde Salman Abedi acudía a rezar, de acuerdo con relatos de amigos publicados en el “Financial Times” (FT).

SUICIDA PASÓ POR SIRIA

El autor del atentado del lunes en la ciudad británica de Manchester pasó por Siria, feudo del grupo yihadista Estado Islámico, antes de cometer la masacre, reveló hoy el ministro francés del Interior, Gerard Collomb.

El terrorista era “de nacionalidad británica y origen libio, pero había crecido en Reino Unido, y, de golpe, tras un viaje a Libia y después sin duda a Siria, se radicaliza y decide cometer el atentado”, explicó Collomb a la televisión “BFMTV”.

El yihadista suicida, identificado como Salman Abedi, de 22 años, se hizo explotar a la salida de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande, concurrido sobre todo por niños y adolescentes.

Abedi contó “quizá” con el apoyo de una red, señaló el ministro francés, para quien sus contactos con el Estado Islámico han quedado “demostrados”.

Por otro lado, Collomb reveló que los terroristas dudaron en su día entre cometer una masacre en Reino Unido o Francia, pero al final optaron por este país, lo que dio lugar a los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París, en los que 130 personas murieron.

La matanza “habría podido tener lugar en Gran Bretaña”, sostuvo hoy Collomb.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.